Identificarse
x
Registrar
x

Mi Razonamiento y su Efecto en la Toma de Decisiones

El Razonamiento y su Efecto en la Toma de Decisiones El Razonamiento y su Efecto en la Toma de Decisiones

Te habrás preguntado alguna vez: ¿por qué siempre pienso igual? ¿por qué pienso como pienso y no de otra forma? o ¿por qué repito los mismos errores al tomar decisiones?

La toma de decisiones racional e inteligente no es un don innato; más bien, es un arte, un proceso donde se ponderan insumos tales como: los datos que nos presenta la situación y el riesgo que implica decidir por una de las alternativas disponibles.

En ese justo momento pueden entrar en juego emociones como el miedo y la incertidumbre. Entonces si como consecuencia de la aparición de estas emociones nos paralizamos y no somos capaces de tomar decisiones consientes y racionales, las circunstancias nos obligarán a hacerlo y la falta de racionalidad y buen juicio podrían llevarnos al fracaso.

Así que, si eres un líder de negocios o el líder de un equipo de trabajo o empleado en una línea de producción de un restaurante de comida rápida, es importante conocer los fundamentos que impulsan la toma racional de decisiones; y perfeccionar nuestra comprensión de los mismos.

El cruce del Rubicón: la decisión de Julio César

En el año 49 antes de Cristo, Julio César enfrentó una de las tomas de decisiones más trascendentales de la historia de la humanidad. Se trataba de cruzar o no el río Rubicón acompañado de sus tropas procedentes de la Galia. El Rubicón demarcaba el límite territorial entre Italia y la Galia.

Al momento de cruzar, Julio César debió considerar con mucho cuidado la información con la que contaba, que a saber era la siguiente:

  • El senado romano le había enviado una orden de abandonar su ejército y regresar a Roma de inmediato. "Si no obedeces esta orden -decía el comunicado del senado-, serás considerado enemigo de la república."
  • Por otra parte, y según la ley romana, los funcionarios romanos necesitaban la autorización del senado para ingresar en Italia con tropas, y
  • Dentro de Roma se encontraba Pompeyo, un general romano, comandando un poderoso ejército.

De modo que, ante la orden de regresar a Roma, la necesidad de autorización para cruzar el Rubicón con sus tropas y el ejército de Pompeyo en Roma, Julio César enfrentó una decisión extraordinaria. La consecuencia directa de cruzar el Rubicón con sus legiones en el 49 antes de Cristo, llevaba a Julio César a un irreversible enfrentamiento con Roma, que era la ciudad más poderosa del mundo en ese momento.

Por otra parte, Julio César tenía en su marca personal lo siguiente:

  • Era el héroe de Roma.
  • Había conducido un gran ejército a la Galia (Francia, Bélgica y Suiza), y la había convertido en provincia romana.
  • Había cruzado el Rin y había sometido parte de Alemania.
  • Cruzó a Gran Bretaña, una comarca salvaje y remota para los romanos, y fundó colonias en ella.
  • Durante nueve años César y su ejército habían servido bien y lealmente a Roma.

Así que contaba con los recursos, experiencia, el servicio y los valores necesarios para respaldar sus ideas con acciones concretas. Por lo que estando frente al río Rubicón tenía claras las consecuencias y posibles resultados de la decisión que estaba por tomar. Su decisión sería una racional.

Sabía que cruzar el Rubicón era una declaración de guerra contra Pompeyo y el senado romano. Esto implicaba que iba a enredar a Roma en una cruenta lucha de imprevisibles consecuencias.

Entonces al ponderar la información disponible, el riesgo y las posibles consecuencias, dicen los historiadores que dijo las siguientes palabras: Podríamos retroceder. A nuestras espaldas se encuentra la seguridad. Pero una vez que crucemos el Rubicón para ingresar en Italia, la suerte estará echada. Debo elegir aquí. Dio la orden y cruzó el Rubicón. Para luego decir una de sus frases más famosas al llegar a la otra orilla: Hemos cruzado el Rubicón. La suerte está echada.

La toma de decisiones depende de nuestro entramado personal o perspectiva

Los psicólogos Daniel Kahneman y Amos Tversky escribieron un importante artículo sobre el tema, llamado La formulación de las decisiones y de la psicología de la elección.

En el escrito nos presentan un ejemplo de cómo nuestras mentes crean entramados o marcos teóricos alrededor de una situación y cómo estos en última instancia, dictan lo que hacemos. Veamos:

Se organizó un grupo de personas y se le pidió a estos que imaginaran una enfermedad mortal, que se espera termine con la vida de 600 personas. Luego se les informó que dos programas habían sido creados para combatir la enfermedad.

Suponiendo que las consecuencias científicas de los programas son similares, se les pidió a los participantes que eligieran cuál de los programas estaban dispuestos a adoptar. Los porcentajes reflejan el número de personas en el estudio que eligió cada opción:

Porcentajes

La selección del primer programa salvará 200 personas.

72% eligió esta opción

La selección del segundo programa tiene un 1/3 de probabilidad de que 600 personas se salvarán, y 2/3 de probabilidad de que las personas no se salvarán.

28% lo eligió la segunda opción

¿Cuál de los dos programas elegirías tú?

La elección más popular para resolver la situación se enmarca en torno a la mitigación del riesgo. Por supuesto que es una garantía mucho más prometedora la posibilidad de salvar 200 vidas que tener una probabilidad estadística de salvar uno de cada tres.

Sin embargo, Kahneman y Tversky dieron a un segundo grupo de encuestados una alternativa diferente para la situación:

Porcentajes

La selección del primer programa producirá la muerte de 400 personas.

22% eligió esta opción

La selección del segundo programa tiene un de 1/3 de probabilidad de que nadie muera, y 2/3 de probabilidad de que 600 personas mueran.

78% eligió esta opción

¿Cuál de los dos programas elegirías tú?

Los psicólogos Kahneman y Tversky nos explican el razonamiento detrás de las decisiones tomadas de acuerdo con las propuestas presentadas a los grupos:

  1. La elección mayoritaria en la situación 2 tiene que ver con el asumir riesgos: la muerte segura de 400 personas es menos aceptable que la posibilidad de dos de cada tres de 600 morirá.
  2. Las preferencias de las personas a las situaciones 1 y 2 ilustran un patrón común: las alternativas que implican ganancia son a menudo adversas (opuestas) al riesgo y las opciones o alternativas que implican pérdidas son con frecuencia asociadas con asumir riesgos. Sin embargo, es fácil ver que las alternativas presentadas a ambos grupos son efectivamente idénticas.

La única diferencia entre ellas es que los resultados se describen en la situación 1 por el número de vidas salvadas y en la 2 por el número de vidas perdidas. El cambio va acompañado de un pronunciado desplazamiento de aversión al riesgo y hacia la toma de este.

El mismo resultado ha sido observado en varios grupos de encuestados, entre ellos profesores universitarios y médicos. Respuestas incoherentes a las situaciones 1 y 2 se deben a la conjunción de un efecto en la formulación de la situación con actitudes contradictorias hacia los riesgos que implican la ganancia y la pérdida.

Hay dos lecciones importantes aquí:

  1. En primer lugar, está en la naturaleza humana considerar la posibilidad de una pérdida significativa como algo mayor o de más impacto, que la promesa de una ganancia. De modo que no tratamos por igual las pérdidas y las ganancias.
  2. En segundo lugar, está en la naturaleza humana formular entramados o marcos teóricos en torno a un problema y trabajar cualquier solución fundamentada en ellos, como si estuviéramos en una especie de confinamiento.

 

Liberándonos de los entramados personales o perspectivas

Cuando le pedimos a las personas que piensen fuera de la caja, lo que realmente estamos diciéndoles, es que reorganicen o que rompan con los entramados mentales o marcos teóricos que colocan alrededor del problema.

Estos entramados nos predisponen a centrarnos en las opciones que nos hemos dado a nosotros mismos, quizá basados en la experiencia, en lo aprendido o en la cultura, entre otros.

Recordarás la historia inicial de Julio César ante el cruce del Rubicón. El inconveniente de este análisis es que nos centramos en las opciones de siempre y no consideramos nuevas posibilidades. ¿Qué posibilidades nuevas vio Julio César que le llevaron a decidirse por cruzar el río a pesar de los inmensos riesgos que esto implicaba?

Para tener la oportunidad de luchar contra estos entramados o perspectivas y romper del todo con ellos, y ver opciones nunca antes consideradas, se necesita espacio para respirar, una mente abierta a nuevas posibilidades y la determinación para lograr el rompimiento con los entramados o perspectivas en los que nos apoyamos desde un principio, y ver un universo nuevo.

Julio César vio ese nuevo universo, dejo de ver a Roma como lo que era, una poderosa ciudad y la visualizó como lo que llegó a ser: El Imperio Romano, que tuvo una duración de 449 años.

Te dejo con el siguiente ejercicio, por cierto muy conocido, sobre cómo unir 9 puntos con solo 4 líneas sin levantar el lápiz. Recuerda que debes pensar fuera de la caja:

 Formas de Razonar - Gráfica Fuera de la Caja

No te preocupes si no lo lograste. Te damos la solución a este ejercicio.

Si tienes alguna pregunta relacionada al artículo, puedes comunicarte conmigo a través del FORO.

volver arriba

COMPÁRTENOS

Ángulos Alternos

Ángulos Alternos es una revista digital presentada por profesionales de varias disciplinas, con el objetivo de promover conocimientos basados en la ciencia y en la experiencia de quienes participan como escritores.

Presentamos un ángulo diferente para hacer las cosas, utilizando la información, el dialogo y la capacitación como instrumentos para la construcción de nuevos conocimientos y para la evolución divergente de nuestros lectores.

Información

Contáctanos

Florida, Estados Unidos de América
Teléfonos: 787-638-4869 / 386-259-4820
c.e.: info@angulosalternos.com

Dirección Postal:
PO Box
5522 Deltona, FL 32728

Oficinas

255 Primera Blvd. Suite 160
Lake Mary, FL 32746

PaypalCredits

Síguenos