Identificarse
x
Registrar
x

La Mujer y los Retos de Emprender una Empresa en Latinoamérica

Mujeres empresarias en Latinoamérica Mujeres empresarias en Latinoamérica

Hace unos cuarenta o cincuenta años el rol de la mujer en el mundo empresarial era prácticamente inexistente. Esto a pesar de que desde tiempos ancestrales mucha de la actividad económica que se desarrollaba en los hogares era atendida primordialmente por la mujer.

Usualmente este tipo de actividad giraba en torno a algún oficio que era enseñado a las niñas por sus padres o tutores. Por ejemplo, a la edad de 12 años, Coco Chanel, una modista francesa que revoluciono al mundo de la alta costura, ingresó a un orfanatorio al morir su madre. En el orfanato aprendió a coser, a bordar a mano y a planchar.

En el año 1910, y luego de buscar un financiamiento privado a través de uno de sus enamorados, Coco abrió su primera tienda de sombreros “Modas Chanel”. En poco tiempo obtuvo beneficios económicos que le permitieron pagar el capital de inversión e iniciar una vida totalmente independiente. Tres años más tarde, abrió una segunda tienda con una clientela más selecta y de la alta sociedad, dando inicio al diseño de ropas, además de sombreros.

Pioneras como Coco Chanel, otras mujeres abrieron camino para que eventualmente la pudieran éstas insertarse en el mundo empresarial y ganar el respeto y admiración de todos.

A pesar del éxito que muchas hemos alcanzado, también es cierto que hay mucho camino por recorrer, especialmente en nuestros países de América Latina. Aun cuando en la actualidad las mujeres hemos logrado ocupar roles empresariales que jamás hubiéramos pensado, las proyecciones a futuro son sumamente prometedoras y alentadoras de lo que actualmente vivimos.

No puedo hablar por todas las mujeres emprendedoras en Latinoamérica ya que cada una es un universo diferente y los retos que cada una enfrenta en su país de origen son diversos. Sin embargo, quisiera ofrecer varios detalles sobre mi experiencia, los retos que he tenido que manejar, y las barreras que he tenido que superar como empresaria.

Cuando las personas me describen profesionalmente, me sorprendo de haber alcanzado mucho a mis 26 años.

Pero no permito que esa adulación me haga olvidar lo sacrificado que ha sido, subir la montaña para alcanzar la vista que hoy puedo disfrutar. Pero, ¿qué he hecho bien o mal que ha marcado una pauta tan importante en mi vida, como lo es el poder participar como empresaria siendo mujer?

Primero, quisiera mencionar los principales retos y barreras que he tenido que enfrentar a lo largo de mis años de arduo trabajo y aprendizaje. La lista no pretende enumerarlos todos, pero si ofrecerles una idea de lo duro que ha sido.

  • El celo profesional de compañeros, varones, superados por mi calidad y entrega al trabajo.
  • Soportar patronos y supervisores explotadores y déspotas por el simple hecho de ser mujer.
  • Discriminación por la edad y poca experiencia laboral a inicios de ejercer mi profesión.
  • Soportar malos tratos de jefes y compañeros varones por considerarme competencia o amenaza profesional.
  • Jefes que se aprovecharon de mi trabajo para presentarlo como propio.
  • La pobre atención de instituciones públicas por verme joven y a su juicio inexperta.
  • Malos tratos de jefes y supervisores por no aceptar propuestas y acercamientos indecentes.
  • Sobre carga de trabajo por poca remuneración.
  • Blanco de críticas destructivas de familia y sociedad referente a mi superación personal y laboral.

Sin embargo, me decidí a superar todos estos retos y barreras, siendo humilde para aprender, perseverante para soportar adversidades, audaz para realizar cualquier tarea sin importar no saber cómo hacerla, decidida y firme en mis decisiones, visionaria para alcanzar mis sueños y metas, y levantarme a diario pensando que cada día estoy a un peldaño menos de cumplir mis sueños más lejanos.

bannerLinkForo

De modo que, según mi experiencia personal, una mujer emprendedora debe contar con al menos 5 característica principales:

  1. Decidida
  2. Visionaria
  3. Audaz
  4. Perseverante
  5. Humilde

De pequeña siempre soñé en ser alguien preparada e importante, pero mi familia no tenía los recursos para pagarme la universidad, pero Dios puso un ángel en mi camino que me guio a solicitar una beca en una prestigiosa universidad de mi país, la cual obtuve y cuide durante 5 años que duro mi carrera. Hoy puedo decirte que confiando en Dios y en mi misma he podido cumplir lo que me he propuesto.

Fue necesario el organizar áreas importantes de mi vida y proponerme metas pequeñas al principio para ir ganado confianza. De modo que al alcanzarlas sentía gran satisfacción y deseos de ir por más. En este momento de mi vida me propongo metas mayores, y me exijo a mí misma cada vez más.

Por ejemplo, hace 8 años mi meta era conseguir una pasantía (práctica profesional relacionada a la profesión), aun cuando no ganara nada de dinero, con tal de aprender. Luego mi meta fue conseguir una plaza fija con un mejor salario, luego me propuse que mi monografía (tesis) fuera la mejor de mi clase y lo logré, (está en la Biblioteca José Coronel Urtecho de la Universidad Centroamericana de Managua, Nicaragua).

Me propuse alcanzar un puesto en contabilidad de costos con un mejor salario y lo conseguí. Por supuesto que gané críticas de mi familia por cambiarme constantemente de trabajo, pero me decía a mí misma: este trabajo no es el indicado, sigue aprendiendo, sigue buscando, y lo lograras.

Eventualmente tuve la oportunidad de pasar las pruebas para conseguir un puesto en una empresa transnacional, enamorada de poder aprender a manejar el sistema SAP. Logré un puesto de asistente, pero no estando conforme me dije a mis misma que yo podía conquistar más.

Eventualmente recibí una oferta de ser Contadora General de un empresario y aun que no sabía hacer muchas cosas inherentes al puesto, acepté el reto. Hoy en día y tres años después, puedo decir que soy Licenciada en Contaduría Pública, Contador Público Autorizado, miembro del Colegio de Contadores Públicos de Nicaragua, Egresada del Postgrado en Finanzas Empresariales, Contador General, Contralor, Auditor de un grupo de grandes empresas de Nicaragua, y socia de una empresa de servicios de limpieza e iniciando mi propia oficina contable.

Además, soy madre soltera de un hermoso bebe de 2 años. He podido alcanzar las metas que me he propuesto por mi fe en Dios, por el apoyo de mis padres y a mis fuertes deseos de lucha y superación.

Nada cae del cielo, nada es fácil, todo cuesta, todo tiene un precio, el sacrificio, las lágrimas, las malas situaciones que enfrentamos las mujeres a diario por salir adelante valen mil veces, no la pena sino el éxito alcanzado.

Las mujeres tenemos ese don de sacar fuerzas de donde no las hay, de ver oportunidad en la adversidad, de luchar por nosotras mismas, por nuestros hijos, por nuestras familias. Aun la difícil tarea de equilibrar el trabajo y la familia no es imposible para las mujeres guerreras.

Si te equivocas, te suceden cosas malas, da gracias. Si te fue mal en algo supéralo, supérate a ti misma cada día, se mejor que ayer y lo que creas no poder lograr ponle más dedicación y esmero, los sueños se hacen realidad para aquellas mujeres que trabajan mientras sueñan.

Si tienes alguna pregunta relacionada al artículo, puedes comunicarte conmigo a través del FORO.

volver arriba

COMPÁRTENOS

Ángulos Alternos

Ángulos Alternos es una revista digital presentada por profesionales de varias disciplinas, con el objetivo de promover conocimientos basados en la ciencia y en la experiencia de quienes participan como escritores.

Presentamos un ángulo diferente para hacer las cosas, utilizando la información, el dialogo y la capacitación como instrumentos para la construcción de nuevos conocimientos y para la evolución divergente de nuestros lectores.

Información

Contáctanos

Florida, Estados Unidos de América
Teléfonos: 787-638-4869 / 386-259-4820
c.e.: info@angulosalternos.com

Dirección Postal:
PO Box
5522 Deltona, FL 32728

Oficinas

255 Primera Blvd. Suite 160
Lake Mary, FL 32746

PaypalCredits

Síguenos