Identificarse
x
Registrar
x

Cáncer del Seno, de lo Negativo a lo Positivo

Cancer del Seno, de lo Negativo a lo Positivo Cancer del Seno, de lo Negativo a lo Positivo

Muchas veces me han preguntado: ¿Cómo puedes ser tan fuerte? o ¿Cómo has manejado tu salud?

Cuando aún mi cuerpo no había sufrido cambios físicos, mis visitas al médico eran muy esporádicas. De hecho no me gustaba ir al doctor, a menos que fuera extremadamente necesario.

Comía bien, hacía ejercicios de vez en cuando y no me desvelaba o pasaba malas noches. Nunca tomé alcohol o fumé. Mi vida era una bastante tranquila. A mis treinta y seis años fui diagnosticada con cáncer de seno y todo eso cambió. Nunca hubo familiares cercanos a mí, con esta enfermedad.

Todo me tomó por sorpresa. Toda mi rutina fue cambiada y mis planes profesionales detenidos.

No me costaba más remedio que aceptarlo y enfrentar la situación positivamente. De ahora en adelante visitaría las oficinas médicas y los hospitales más frecuentemente. Tendría que tomar medicamentos y manejar los efectos secundarios de un tratamiento fuerte. Pero esta no es la única manera en que manejo mi salud.

No me costaba más remedio que aceptarlo y enfrentar la situación positivamente. De ahora en adelante visitaría las oficinas médicas y los hospitales más frecuentemente. Tendría que tomar medicamentos y manejar los efectos secundarios de un tratamiento fuerte. Pero esta no es la única manera en que manejo mi salud.

Como hija de pastor, fui criada para ver la vida, como un privilegio que Dios nos da, por lo que tener vida y respirar, es más que suficiente para ser agradecida.

En una ocasión antes de comenzar con las quimioterapias, alguien que había sido paciente de esta enfermedad, me aconsejo que: “nunca, dejara de arreglarme”. Que siempre me maquillara y me vistiera como si fuera a una fiesta. Este consejo lo tome muy en serio, sobre todo a la hora de salir al hospital donde me trataba. Cuando vas a una fiesta llevas alegría, así que ese era mi primer maquillaje. Siempre ponía música que me inspirara fuerza, valentía y que hablara positivo. Llegaba a mis terapias con una sonrisa aunque me doliera todo el cuerpo al caminar.

Nunca fui sola. Siempre tenía a alguien conmigo y terminaba conversando con todos los pacientes que me acompañaban ese día en la sala de tratamientos.

Una de las maneras en que manejo mi enfermedad positivamente es maquillándome y arreglándome para salir. Busco siempre verme bien, cubrir mis ojeras y mi cara de sueño. Ya que me gustaba tanto el maquillaje, fui parte de un taller que se llama “Look good Feel better”. La traducción es algo así como "Luce Bien para Sentirte Mejor".

Cáncer del Seno - Recomendaciones ante el Cáncer de Seno

En este taller pude compartir con mujeres que tenían el mismo aspecto físico que yo tenía. Eso me hizo sentir que no estaba sola en este caminar. Los grupos de apoyo fueron parte de mi sanación.

Además de integrarme a este grupo, participé también de otro grupo para mujeres pacientes de cáncer de seno. Era solo para mujeres, así que allí nos podíamos desahogar sin miedo a que fuésemos víctimas de burlas por nuestro aspecto físico. Comentamos sobre nuestros tratamientos, terapias, dolores, frustraciones y alegrías.

Antes y después de mi enfermedad, participaba de las actividades de la Iglesia y aunque muchas veces mi cuerpo estaba doliente, mi mente me impulsaba a ir. Claro tomando las debidas precauciones y sin arriesgarme a contagiarme de catarro o algún otro virus.

El amor de los hermanos de la iglesia, sus cuidados y su apoyo me mostraba que continuaba acompañada.

Mi núcleo familiar es un motor diario para levantarme. Sobre todo mi hija. A ella nunca le ocultamos nada y siempre fue partícipe de todas las noticias, decisiones y tratamientos.

Siempre le fuimos claros en los cambios que ocurrirían en mi cuerpo, físicos y emocionales. Al ser tan pequeña, buscamos la información adecuada. Mi cirujana le regaló un libro (Titulo: When Mommy has a Mastectomy "Cuando Mamá tiene una Mastectomia") y yo conseguí otro (Título: Mom has Cancer "Mamá tiene Cáncer"), donde mostraba con dibujos mi proceso de enfermedad y tratamiento. Nos tomamos el tiempo necesario para compartir, jugar y aprender.

Mi esposo fue un estandarte importante. Su compañía y cuidados me demostraban su amor, no importando lo negativo que estábamos viviendo física y emocionalmente. Buscamos la manera de acomodarnos a las necesidades de ambos y fuimos acostumbrándonos poco a poco a los cambios.

La familia y amigos, convirtieron este tiempo, en uno de reflexión, amor y sobre todo ver la vida positivamente.

No puedo negar que tengo días en los que mi ánimo es más bajo y mi autoestima no coopera. Sin embargo son más los días en los que me levanto con deseos de hacer y deshacer aunque mi cuerpo haya cambiado significativamente. Los días nublados y fríos, se sienten más en mi cuerpo, pero un día soleado y el cielo azul, usualmente son motivo para salir de la cama y preguntarme: ¿Qué voy a hacer hoy?

Transformando una enfermedad llamada cáncer: de lo negativo a lo positivo

1. Mantén tu fe

Busca la manera de reflexionar en la vida como algo que va más allá de lo infinito y que Dios es quien tiene todo bajo control.

2. Mantén tu alegría y una sonrisa

Mantén tu alegría y una sonrisa en tus labios aunque te duela hasta el cabello. Sí, lo sé, me dirás que, no siempre se está en el “mood” o el ánimo de sonreír.
Pero tampoco debes dejar que el miedo, la tristeza y el dolor te dominen siempre.

3. Mantente siempre ocupada

Busca un libro que te motive. Puede ser relacionado a tu enfermedad o de algún otro interés. A mí y a mi esposo nos ayudó y nos unió más un libro de meditaciones cristianas, donde mujeres con mi enfermedad describen lo sucedido y utilizaban sus historias para estimular a otras a seguir adelante. (Título: Oraciones de Fortaleza que Renuevan tu Esperanza). Otra idea para mantenerte ocupado es escribir. Esto ayuda a canalizar tus ideas, frustraciones, y desahogos.

Siempre me identificaba con ellas y mi esposo podía comprender por el proceso que estaba pasando en ese momento.

4. Únete a grupos de apoyo

En estos grupos están preparados para enseñarte acerca de tu enfermedad. Allí encuentras personas con tus mismas condiciones y puedes hacerles preguntas, puedes escuchar sus historias y puedes ver cómo cada una de esas personas han podido sobrellevar la enfermedad.

5. Aliméntate bien

No porque estas enfermo debes dejar de comer, o comer más. Sí, muchas veces el apetito no es el mejor, pero busca alternativas que puedan sustentarte en el momento. Aunque sea un batido de frutas o una sopa caliente o simplemente un antojo, te ayudan a levantar tu ánimo y tus ganas de seguir adelante.

6. Planifica tus días

Esto te ayuda a tener una idea de lo que tienes que hacer y vivir tú día a día. Pero no te frustres si ese plan no se puede llevar a cabo. Ya llegará el momento en que lo llevarás a cabo.

7. Maquíllate

Si, el maquillaje no solamente es polvos y lápiz labial, también te puedes maquillar con sonrisas, buen humor, pero sobretodo de amor y esperanza. Las enfermedades muchas veces nos sorprenden en la vida y las vemos como el fin de nuestros días.

Pero con la mirada puesta en lo Alto y viendo la vida con alegría, puedes cambiar tu salud, de lo negativo a lo positivo.

Si tienes alguna pregunta relacionada al artículo, puedes comunicarte conmigo a través del FORO.

volver arriba

COMPÁRTENOS

Ángulos Alternos

Ángulos Alternos es una revista digital presentada por profesionales de varias disciplinas, con el objetivo de promover conocimientos basados en la ciencia y en la experiencia de quienes participan como escritores.

Presentamos un ángulo diferente para hacer las cosas, utilizando la información, el dialogo y la capacitación como instrumentos para la construcción de nuevos conocimientos y para la evolución divergente de nuestros lectores.

Información

Contáctanos

Florida, Estados Unidos de América
Teléfonos: 787-638-4869 / 386-259-4820
c.e.: info@angulosalternos.com

Dirección Postal:
PO Box
5522 Deltona, FL 32728

Oficinas

255 Primera Blvd. Suite 160
Lake Mary, FL 32746

PaypalCredits

Síguenos