Identificarse
x
Registrar
x

Hay Vida Después de los Cincuenta Años

Vida Después de los Cincuenta Años Vida Después de los Cincuenta Años

Cumplidos 52 años comencé a pensar en la vida que me resta por vivir. No por temor, sino por idear la forma de hacerme más productivo y más consiente en el manejo del tiempo.

Inicialmente miré sin mucha curiosidad varios artículos en la Internet. Por estos días, el internet es mi medio favorito para leer e investigar cosas, y por lo regular es a través de mi teléfono móvil que accedo al ciberespacio.

No niego que invierta ratos en el Facebook, pero me gusta más acceder a la prensa de mi país y de algunos países que durante años visité, para mantenerme algo informado de lo que sucede allá. Sin embargo, mucho del tiempo que paso en la red, lo hago investigando temas de interés, recolectando información para algún artículo que esté redactando o para algún trabajo que tenga pendiente para un cliente.

Me parece fascinante este tiempo que me ha tocado vivir. La facilidad con que puedo obtener información sin tener que abrir el tomo de una enciclopedia o visitar alguna biblioteca me parece extraordinario. En lo personal no me agrada el silencio de las bibliotecas ni el olor de los tomos de las grandes enciclopedias.

En cambio, el acceso a la red me permite no solo leer, sino ver videos con información precisa y hasta ajustada a mi necesidad.

La facilidad con que puedo ver diagramas de conceptos complejos de entender, me hace sentir más a tono con la tecnología y me ha permitido el enseñarme a mí mismo, especialmente luego de perder miserablemente el tiempo durante mis días de universitario.

Te comento que desde que entré por la puerta de los 40 no he dejado de aprender cosas, que no solo me han provisto de agilidad mental superior a la que tenía en mis años de universidad, sino que me han otorgado cierto grado de sabiduría y de buen humor. A parte de que he podido trabajar con mucha comodidad con personas de menor edad sin ningún problema de brechas generacionales, encontrando que en muchas ocasiones tengo pensamientos más vanguardistas que ellos.

Por ejemplo, hace unos años me matriculé para tomar un taller de apicultura. Por tradición de familia quise aprender sobre el manejo de las abejas como industria agrícola. Así que no solo lo aprendí, sino que esto me ha servido para escribir sobre el tema y como tema de conversación ha sido uno de los de mayor provecho en mesas de negocio o de compartir con amistades, en especial los de menos edad.

bannerLinkForo

Por los pasados 20 años me he reinventado en varias ocasiones sin temor de enfrentar cambios que ha lucido en su momento como devastadores. Por doce años tuve un negocio relacionado a la consultoría, pero al iniciar la crisis económica en mi país me vi obligado a cerrar para eventualmente integrarme a un empleo como asalariado en horario regular.

El reto fue significativo, pero al mismo tiempo tuve la oportunidad de descubrir que una de las pasiones de vida es el servir.

¿Te has preguntado cuál es tu pasión? La mía es servir y compartir todo lo que he aprendido como profesional y como ser humano que cultiva su espiritualidad. No me reservo nada para mí para que mi copa siempre esté desbordada.

En ese sentido me gusta pensar que soy un pozo del que las personas extraen agua. Me siento complacido con ello porque mientras más aguas extraen, más aguas brotan de mi interior. Eso es felicidad.

Parte de mi filosofía de vida es el identificarme con una causa. He trabajado con niños una gran parte de mi vida de adulto. He apoyado proyectos académicos, he sido mentor, amigo, maestro y más que nada, he sido imitador de los niños. Quienes me conocen saben que me gusta usar medias coloridas y tenis de colores llamativos, al grado de escandalizar a mi propio hijo, que por cierto ha terminado usando medias coloridas.

Hace unos años fui a trabajar con una organización sin fines de lucro que provee servicios a niños y adolescentes en horarios extendidos. Los tenis y las medias coloridas me permitieron ser muy efectivo en mi trabajo. Fue para ese tiempo que descubrí que el arte es una parte importante de mi vida, y lo descubrí gracias a los niños y al deseo de servirles.

Para ese tiempo ya había alcanzado los 50. El 95 por ciento de mis compañeros de trabajo durante esa jornada tenían edad para ser mis hijos. Nunca me sentí fuera de lugar, nunca hubo tal cosa como una brecha generacional. Pienso que esas cosas están en la mente de algunas personas y se llegan a manifestar como prejuicios, y son la cosas que les llevan a sentirse viejos, desplazados, inútiles y amargados.

El año pasado inicié con un amigo la revista digital en la que se publica este artículo. Fue todo un reto porque implicó la creación de un concepto en un área totalmente nueva para mí. Parte del proceso creativo demando aprendizaje intenso, pero me resultó tan interesante que pude devorar miles de páginas de lectura, lo que me ayudó a eventualmente aportar de forma más significativa.

Actualmente me encuentro sirviendo como voluntario en un proyecto de una organización sin fines de lucro. El objetivo de mi voluntariado es la creación de una cooperativa agrícola en la zona este de mi país. Mi experiencia como hidroponista, como apicultor aficionado, como cunicultor de muchos años, mis años como empresario y mi educación universitaria me permite dar lo mejor de mí en este momento.

Para poder servir en la organización tuve que asistir a un adiestramiento intensivo en el estado de Texas, Estados Unidos de América, donde el 95 por ciento de los voluntarios eran personas jóvenes. Ni por un momento me sentí fuera de lugar. Me fascinó la experiencia y hoy sirvo con mucho entusiasmo aplicando todo lo que la vida me ha dado hasta este momento.

¿Qué es lo que deseo comunicar con todo esto?

Que la vida es un milagro maravilloso que debe ser compartido con todos. Que el cumulo de experiencias vividas son la mejor garantía de que podemos hacerlo mejor en los años venideros.

Ya no me preocupo por cómo me ven los demás o de lo que piensan de mi como persona o como profesional. El estar en paz conmigo mismo, satisfecho con mi persona, con lo alcanzado y con un inmenso deseo interior de aportar a mi comunidad, a mi país y al Reino, me proveen de la vitalidad que necesito para querer dormir menos y tener más tiempo para hacer más, mucho más.

Alguna persona podría pensar que mi entusiasmo es el resultado de una vida de éxito tras éxito, de nunca haber conocido el fracaso. Muy por el contrario, he fracasado muchas veces, he mordido el polvo en varias ocasiones y he visto la adversidad de frente. He sentido que me he caído por un abismo y he vivido periodos depresivos (te invito a leer mi artículo relacionado a la resiliencia). Sin embargo, la esperanza y la fe que me han acompañado por los pasados 26 años me ha rescatado de tales circunstancias, y me han provisto de lo necesario para ser feliz y vivir satisfecho con cada uno de mis días.

Es importante que sepas que muchas personas ahí a fuera han encontrado la forma de vivir a plenitud sin importar su edad cronológica. Gentes que han iniciado empresas luego de los 50 años, que han llegado a ser jefes de estado, que se han convertido en millonarios después de los 60 y que han ganado premios importantísimos en su ancianidad.

Mis recomendaciones en este momento de tu vida tan importante

Vivimos un tiempo extraordinario, en el que la tecnología y la ciencia han avanzado como nunca antes en toda la historia de la humanidad, así que como dice la canción: ¡no te quedes sin bailar! De modo que si estás por entrar o entrado a los cincuenta, te recomiendo las siguientes acciones como inicio de tu nueva realidad de vida:

  • Identifícate con una causa y apóyala
  • Si aún no completas un grado universitario, matricúlate en la universidad online
  • Si ya tienes un grado universitario, ve por otro o matricúlate en un taller vocacional
  • Sal tres veces por semana a caminar o trotar
  • Cultiva tu vida espiritual
  • Si debes usar medicamentos...úsalos
  • Lee todos los días
  • Habré un correo electrónico si es que no lo tienes y también una página en Facebook
  • Si estás desempleado sirve de voluntario, pero también visualízate como empresario/a
  • Deja de perder el tiempo en el centro comercial parloteando y mejor utilízalo como oficina de reuniones con clientes o prospectos
  • Usa el internet para informarte todos los días
  • Mantente atento a las oportunidades

Te dejo con este dato: en España, los profesionales de más de 50 años que se convierten en empresarios cada día son más. Según el informe Global Entrepreneurship Monitor 2011 (GEM), los mayores de 45 años han puesto en marcha el pasado 2011 más de la cuarta parte de las nuevas empresas (26%), mientras que un año antes habían sido el 19%.

En la fase de consolidación de las nuevas empresas los emprendedores en esta franja de edad son más de la mitad, el 56%. La edad media de los emprendedores en España va en aumento y se ha situado ya en más de 38 años.

Si tienes alguna pregunta relacionada al artículo, puedes comunicarte conmigo a través del FORO.

volver arriba

COMPÁRTENOS

Ángulos Alternos

Ángulos Alternos es una revista digital presentada por profesionales de varias disciplinas, con el objetivo de promover conocimientos basados en la ciencia y en la experiencia de quienes participan como escritores.

Presentamos un ángulo diferente para hacer las cosas, utilizando la información, el dialogo y la capacitación como instrumentos para la construcción de nuevos conocimientos y para la evolución divergente de nuestros lectores.

Información

Contáctanos

Florida, Estados Unidos de América
Teléfonos: 787-638-4869 / 386-259-4820
c.e.: info@angulosalternos.com

Dirección Postal:
PO Box
5522 Deltona, FL 32728

Oficinas

255 Primera Blvd. Suite 160
Lake Mary, FL 32746

PaypalCredits

Síguenos